SIENTE SIN CADENAS

¿Te has parado a sentir sin pensar en un mañana y sin tener presente un ayer? No hablo de un momento, sino todo lo contrario. Hablo de que dejes aflorar los sentimientos más puros y sanos que llevas dentro, sin miedos y que lo hagas en cada cosa que hagas en tu vida. ¿O eliges una vida de ‘y si…’? ¿Eliges una vida de excusas? ¿Eres de las personas que te dices: ‘mejor no seguir adelante con esta relación?’  ‘¿y si me vuelven a hacer daño?’, ‘¿y si toda esta magia desaparece y vuelve a ser lo mismo de siempre’? O… ‘mejor quedarme como estoy’, ‘¿y si no sale bien?’, ‘¿y si daño a alguien?’.

 

¿Y si dejas a tu corazón sentir sin cadenas? ¿Y si te permites ser quien eres sin corazas y sin sentirte por ello vulnerable? ¿Qué te ha llevado a pensar que sufres menos si te escondes detrás de todas esos pensamientos que no te permiten vivir como deseas? ¿Te has parado a pensar cuánto pierdes y qué poco ganas? Te invito a que des respuesta a estas preguntas y dejes de maltratar a tu corazón y lo dejes libre.

 

Justo en ese instante en el que sientes… prueba a sacarlo, mostrarlo, atenderlo, entenderlo y mimarlo sin sentirte por ello débil.

 

¿Y qué pasa si no pasa? ¿Y qué pasa si pasa de diferente forma a lo soñado? Quédate con lo sentido y que tanto bien te hizo en esos instantes.

 

Deshazte de las capas que te inmovilizan, deshazte de las cadenas que te hacen prisionero y simplemente siente… sé libre.