Han pasado 13 años desde su “descubrimiento”; una fórmula matemática que creó el investigador británico Cliff Arnal dio nombre al tercer lunes de cada mes de enero como el más deprimente del año. No vamos a entrar en valoraciones sobre la fórmula con variables metereológicas, salario, incluso motivadoras; aunque sí podremos decir que el partido que le han sacado muchos negocios al #BlueMonday es asombroso.

¿Cuál es el día más deprimente del año? Depende de cada persona… cada vida, cada historia, según creencias, pensamientos, experiencias y un sinfín de situaciones que cada uno vive. Nos dedicamos a transmitir que las personas que habitualmente pasan por dificultades y problemas pueden ser capaces de ir girando esas situaciones negativas. Sin embargo, nada es milagroso, nada se hace por arte de magia; ni charlas o cursos motivadores, ni libros de autoayuda hacen dar la vuelta así como así a todos los problemas con los que nos encontramos. Aunque sí que desde el prisma de la realidad que cada uno vive se pueden, con trabajo, con dedicación y sobre todo con ilusión, cambiar ciertos aspectos y crear nuevas perspectivas en la vida.

No seremos nosotros los que nos llevemos las manos a la cabeza por días deprimentes de muchas personas… Por supuesto que todos tenemos esos días, es comprensible, es natural y es obvio que las familias lo pasen mal por el trabajo, por la salud, por las preocupaciones, etc.

Tanto el #BlueMonday como otro día cualquiera, sirve para pasarlo mal… Sin embargo, también puede servir para pasarlo bien, para disfrutar, para darte cuenta que lo que tienes es muy valioso… solamente hay que prestarle un poquito de atención.

Recuerda que tu actitud podrá hacer que el día “más deprimente del año” se vuelva el más reconfortante.